Fotografía de Arquitectura

En medio de todas las expresiones artísticas que podemos encontrar, se haya la fotografía como medio de expresión gráfica, con la que el artista puede transmitir un momento, un parpadeo que quizás día a día no notamos. La fotografía de edificaciones es una de las manifestaciones que se nos resiste un tanto debido a la majestuosidad de las construcciones, y todo el trabajo que ello implica. Y es que nada en esta vida es sencillo, pero si el interés por algo prevalece, bien vale armarse de conocimiento y alcanzarlo dejando a un lado los miedos.

¿En qué consiste la fotografía de arquitectura?

Es importante tener en claro varios conceptos y uno de ellos es la fotografía de arquitectura,  pues sólo se trata de la captura a través del lente de una cámara de los espacios construidos por el hombre, bien sea desde su exterior, o desde su interior, mostrando cada detalle que lo hace único. Existen dos razones por las que a las personas les agradaría capturar imágenes de construcciones arquitectónicas,  una es por placer pues amas el arte y la otra es por una razón netamente monetaria, con la que percibirás ingresos a cambio de una excelente imagen.

Espacios para la fotografía arquitectónica

Son muchos los lugares a donde puede ir a dar una imagen de una construcción,  una de ellas podría ser para la publicación de un libro, para un blog vía web, para el propio arquitecto de la obra, para una revista, o bien para publicidad de inmobiliarias, hoteles, entre otros. Pero a estas alturas seguro te estás preguntando, qué se requiere para tan delicado oficio, y no es para menos.

Lo primero que requieres es el material y aunque no se necesita de un gran equipo, hay otros recursos con los que sí debes contar y para ello inicialmente debes tener en claro tu objetivo, si es artístico,  solo por diversión o quizás para ser publicadas.

Entre los materiales encontramos un trípode, aunque podría trabajarse sin él. Este resulta de gran utilidad ya que sirve de soporte para cualquier captura. También necesitamos de un Objetivo, un edificio con el que podamos practicar diversas tomas, con distintos tipos de iluminación,  en varios ángulos, sus dimensiones, entre otros.

Llevar contigo un nivel de burbuja,  te permite que mantengas la línea de la imagen asegurando que la cámara está colocada de manera correcta. También puedes contar con un flash externo por si la luz no está de tu lado en algún momento. Otro de los objetos que quizás debas cargar a tu lado es un filtro polarizador pues evita reflejos, si deseas contrarrestar la intensidad de las nubes o para conseguir saturar el cielo.

A tu equipo también debes adicionar un Disparador Remoto con el que las trepidaciones ya no estarán incluidas en tus imágenes debido a los disparos consecutivos y una vez que las fotos sean procesadas, podrás eliminar los detalles que van surgiendo. Finalmente, debes siempre tener en cuenta todos los detalles que enmarcan la estructura, su historia, razón de su construcción, y de ser posible haz contacto con el arquitecto pues a partir de su historia podrás hacer contacto con el alma de la obra.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *