Los sentimientos a través de la captura de una imagen

Comprar cápsulas café para acompañar con su delicioso aroma el momento de capturar una hermosa imagen a través de una fotografía, no tiene precio. Con el tiempo y los diversos estudios que ha aportado la ciencia, ahora se sabe que cada una de las expresiones plásticas que en la actualidad conocemos, conllevan a la expresión y canalización de las emociones, que con la cotidianidad se van estancando y represando en nuestro cuerpo y en nuestra mente. 

Una de las expresiones plásticas más comunes suele ser la fotografía, pero no con ello la más sencilla. Capturar determinada imagen no lo es todo aunque con ello querramos inmortalizar un momento que nunca mas volverá a ocurrir, y aunque se vuelvan a repetir las mismas circunstancias. Y es que la fotografía no solo se emplea para ello, pues también se puede utilizar como una excelente terapia más allá del solo clic.  

La fotografía como terapia 

La fotografía nos presenta dos virtudes relevantes, la primera y más conocida es que nos sirve para expresarnos, y con ello comunicar de manera trascendente algún mensaje cultural o personal. De esta manera, la fotografía funciona como excelente terapia al ser el lugar donde se conjugan el arte y la reconciliación de los sentimientos de un individuo, lo que hace de ella una valiosa herramienta terapéutica. 

Cuando en el ser humano se determinan enfermedades cuya raíz determina un deterioro progresivo físico y mental, la fotografía suele ser una gran soporte terapéutico, razón por la cual durante años se ha utilizado en gran número de centros de salud, centros de arte, universidades e instituciones de educación, aunque ha llegado más allá como por ejemplo a empresas y centros penitenciarios. 

La salud y la fotografía  

Los profesionales que se han formado para el trabajo de la fotografía en los centros de salud, trabajan los métodos habituales de la medicina conjuntamente con diversas técnicas fotográficas pues al momento de realizar una captura se puede lograr la autoexploración y con ello el paciente logra sacar gran parte de sus recuerdos desde su interior y con ello alcanzar el autoconocimiento de sus sentimientos. 

El fin último de la fotografía terapéutica es que por medio de las imágenes se pueda ver los que en realidad no se puede palpar ni ver. Se tiende a confundir a la fotografía terapéutica con la fototerapia, por lo que es importante acotar que en la primera solo se trata de mostrar imágenes de los pacientes que le han tomado otras personas o por ellos mismos con el fin de ser guardadas de manera detallada, por lo que generalmente también incluye fotos de álbum, autorretratos o fotos proyectivas.

Por medio de la fotografía terapéutica se busca que los pacientes consigan ir al fondo de ellos mismos, donde concentran gran dolor e incluso hasta encontrar lo que menos les agrada de sí mismos hasta alcanzar la aceptación, la paz y la autocompasión, con lo que pueden escuchar su voz interna a través de una perspectiva diferente a la que de manera habitual se acostumbra.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *