Terapia Emocional: la fotografía en el campo de la Salud Mental

Existen áreas de la salud que con el tiempo y las investigaciones nos hemos dado cuenta que eran menos complicados sus tratamientos y terapias, y la salud mental es uno de ellos.

Cuando se trata de terapias, la fotografía es una gran herramienta para que los pacientes vayan más allá de los estigmas, quebranten los tabúes, y se abran años cambios como los que día a día se dan a manos de Pedro Luis Cobiella en la cadena de hospitales a su cargo, Hospiten.

Mundo emocional y fotografía

Todas la imágenes que se captaron a través de un lente, llevan implícito el mundo emocional de cada uno se  sus autores, de manera que sirven de ayuda para explorar los diversos aspectos inmersos en el psiquismo de lo que no se nota de manera habitual.

Para un paciente la fotografía resulta ese medio adecuado por el que puede transmitir un discurso sin palabras a través de una narrativa de su punto de vista de las cosas y situaciones. Cuando un paciente logra comunicar sus emociones a través de alguna expresión artística o verbal, este alcanza a neutralizar la psicopatología de las cosas que saltan la racionalidad y sus defensas a través de un proceso constructivo y creativo.

Fotografía terapéutica

Especialistas en este tema, trabajan desde hace varios años con personas en edades jóvenes que han sido afectadas por algún trastorno mental o que ya posean uno pero de larga data donde se involucran familiares en un proceso de rehabilitación tanto personal como de inserción al entorno laboral y como miembro activo de su comunidad.

Técnica grupal

Generalmente se realiza de manera grupal la terapia en donde se le sugiere al paciente que realice la captura de una imagen sobre un determinado tema, o quizás de manera libre, para luego comente las razones de dicha imagen, que quiere expresar con ella y qué le sugiere.

Tomando en cuenta la potencialidad de esta terapia, se pueden alcanzar respuestas de los pacientes que de otras formas se hacen un tanto complicadas o evasivas. A través de la fotografía se puede acceder a un mundo de significados y emociones que se pueden identificar para construir las sensaciones propias.

La construcción y posterior afloración de sus emociones con palabras y expresiones ayuda en gran manera a que el paciente neutralice su patología, tomando en consideración que patología en este caso es, todo aquello que no se puede desarrollar o hablar apartando las defensas racionales y que además es de gran apoyo para otros tipos de terapias.

Salud mental, expresión de un discurso personal

En este sentido, los especialistas sostienen que una buena salud mental parte de un apropiado discurso personal por lo que la fotografía resulta una excelente excusa para alcanzar tal narrativa, que se encuentran fragmentadas en el paciente por sus patologías. Es trabajo inherente al especialista conducir al paciente hasta la construcción de su discurso con lo cual este recupera la continuidad de su día a día, saliendo del hoyo donde estaba atrapado con determinada patología.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *